Cassino da Urca – Swingin’ Rio

Español

You might have missed this hidden treasure of Rio de Janeiro during the Olympic craze. Cassino da Urca was Rio’s most spectacular casino dating back to the 1930s, the epitome of Rio’s golden era of glamour with its grand casinos and top level national and international performers. Carmen Miranda was the casino’s resident star attraction before moving to Hollywood. Some of the stars who frequented the Cassino da Urca included Josephine Baker, Bing Crosby, Walt Disney and Orson Welles. The place was swingin’ in the 1930s and 40s, and you could even see Harlem’s best Lindy Hop with Whitey’s Lindy Hoppers, who performed here on tour in 1941-1942; in fact, due to World War II they were forced to delay their return and remain in Brazil several months for fear their boat might be attacked as the international conflict grew. The recently renovated casino building can still be seen overlooking a quiet beach in the Urca neighbourhood, across the bay from Rio, but it gives us little indication of the scale and luxury of the casino in its heyday.

cassinodaurca1
Cassino da Urca

Norma Miller was one of the Whitey’s Lindy Hoppers dance troupe that went to Rio and describes her arrival in her memoirs Swingin’ at the Savoy:

The driver took us along Copacabana Beach where the road winds all the way to Cassino da Urca, a beautiful building on the beach, with an awning all the way to the street. It was just as we anticipated, like a fabulous movie setting. There was nothing in America to compare to this casino. It was on the beach, facing the harbor, and when you stood on the patio looking across the harbor, you had a breathtaking view of the statue of Christ. Rio immediately filled a special place in my heart. (p 173).

Carmen Miranda

Is probably Brazil’s most iconic star, and she performed weekly at the Cassino da Urca until 1940, when she moved to Hollywood.

carmen miranda
Carmen Miranda

Carmen Miranda singing O Tic-Tac do Meu Coraçao (1942).

The Cassino

Joaquim Rolla was the entrepreneur who transformed the Cassino da Urca into the best casino in Latin America and beyond. He won ownership over part of the casino playing cards in 1933.  After becoming the sole owner he turned it into something much more ambitious and reopened in 1936 following the renovations.

The casino had three big bands, a large chorus line like the Rockettes, and over one hundred band singers (each singer would perform just one number with the band). In Norma Miller’s words: ‘It was something like Las Vegas today’. The Carlos Machado Band was the leading big band in Rio at the time Whitey’s Lindy Hoppers were there and Grande Otello was the local actor and singer star. There was a theatre, several gambling rooms and restaurants, as well as a boat service to other casinos.

Everything about the Cassino was beautiful and on an incredible scale of luxury. The stage was mobile, and as one band finished playing it would disappear underground as the next band started up (you can see this device in action in the Istituto Europeo di Design video included at the end of the post).

 

cassino-urca-espectaculo

grilldocassinodaurca

urca2

This film clip re-creates Carmen Miranda’s last performance at the Cassino.

Walt Disney’s stay inspired this Donald Duck clip.

Whitey’s Lindy Hoppers

Whitey’s Lindy Hoppers travelled down to Rio in December 1941. The troupe included three teams: Frankie Manning and Ann Jonson, Al Minns and Willamae Ricker, Billy Ricker and Norma Miller. The Lindy Hoppers loved the Samba and were a big hit on opening night according to Norma:

‘We loved Brazil, and Brazil loved us. When we hit the stage with the band, I knew something special was happening. It was wonderful, it was that Samba beat…The house roared and the band was swingin’ like crazy. When we finished the house went wild, everything else stopped. We bowed and bowed, and, finally, they let us go. We were a smash in Rio. We knew we had found a second home’. (p 175).

Whitey’s Lindy Hoppers had been contracted for 6 weeks, but following the bombing of Pearl Harbour it became too dangerous to return by boat, and 6 weeks became 10 months, during which time they played all the major casinos in Brazil. They would do a first show at Cassino da Urca and then take a cabin cruiser across the harbour to play at Cassino Icarai.

You can read more about Norma Miller’s adventures in Brazil, where she learned to dance Samba and participated in the Carnival parade, her conversations with Orson Welles and their close escape from a mob, in Swingin’ at the Savoy.

whiteysemcassinourca

Norma Miller on Samba and Swing:

The Brazilians have a Swing all their own, but it has the same African roots as American jazz. Brazilian blacks gave it a Samba beat, and American blacks swung it. The ties were there, and we felt them immediately. Everything about Brazil was swinging. (p 173).

Orson Welles

The Cassino da Urca was also the location for Orson Welles filming of an unfinished feature film, Ain’t it the Truth, which included a section documenting Rio’s carnival (filmed during the same period as Whitey’s Lindy Hoppers stay). Unfortunately, the project was never completed and not much footage remains. Welles was a great jazz enthusiast and had been working on a film documenting the history of jazz with Louis Armstrong before accepting to come to Brazil when he was appointed goodwill ambassador to Latin America as part of the war effort. The Carnival episode was also called “The Story of Samba”.

Orson Welles
Entertainer Orson Welles (CR) attending the Rio de Janerio Carnival celebration. (Photo by Hart Preston//Time Life Pictures/Getty Images)

The Cassino da Urca today

Gambling was declared illegal in 1946 in Brazil and the building was bought by a TV channel. After laying derelict since the 1980s, the casino has recently undergone renovations with the Istituto Europeo di Design. You can follow in the steps of the Cassino’s history and renovation in this IED video.

If you are lucky enough to visit Rio, this is its location.

casinodaurca2009

More information

This piece is inspired by Norma Miller’s memoirs Swingin’ at the Savoy: the Memoir of a Jazz Dancer (Temple University Press). Her book is available in English on Amazon and I am currently finalizing its translation into Spanish.

Other sources:

http://www.cassinosdobrasil.com.br/cassinos-famosos/cassino-da-urca-rio-de-janeiro/

http://www.royalrio.net/site/cassino-da-urca-the-golden-years-of-rio-de-janeiro/

Istituto Europeo di Design, https://youtu.be/PyW_XWLsFPU

Soundtrack:

Aquarela do Brasil (Ary Barroso) in any of its versions.

Advertisements

¿Se bailaba swing en España?

En otro post de este blog me preguntaba si se bailaría swing y Lindy Hop en Bueu (pequeña localidad de la provincia de Pontevedra) en los años 30 y 40…sin poder responder concretamente a esa pregunta, rebuscando un poquito, sí que he encontrado algo de información sobre la historia del baile swing en España. Dada la popularidad de estos bailes de raíces norteamericanas actualmente en muchos rincones de la península, es normal preguntarse si esto lo bailaban nuestros abuelos, los jóvenes de la «era del swing» en España.

La primera referencia que encontré al baile swing en la España de los años de posguerra fue en el libro de Carmen Martín Gaite, Los usos amorosos de la posguerra española donde habla de las niñas swing o chicas topolino (más sobre esto luego) y la reacción virulenta hacia el baile swing en algunos sectores:

«¿Es que nosotros hemos de hacer cabriolas como cualquier payaso cervecero de los de “por allá”?…De cada cien piezas que toca el combinado orquestal, lo menos ochenta y cinco son bugui-bugui, “swing” y cosas de esas llegadas del dinámico país de Lie Sherindan…No es de buen gusto imitar a los salvajes del centro de África o a los hombres de color que hacen alarde de las libertades que disfrutan al pie de los rascacielos neoyorquinos.» (La Hora, 1 marzo 1947, citado por Gaite).

Esta referencia me intrigó y quise descubrir qué se bailaba exactamente por aquella época y si podría parecerse a lo que bailamos hoy en día. La mayor parte de la información de este post lo he encontrado en el libro de Jose María García Martínez  Del fox-trot al jazz flamenco: el jazz en España 1916-1966 (la primera gran retrospectiva del jazz en nuestro país), El trazo del jazz en España de Jorge García y ¡¡Bienvenido Mr. USA!! de Ignacio Faulín Hidalgo (incluyo la bibliografía al final). Hay escasez de materiales sobre el Lindy Hop específicamente, pero por el camino he descubierto algunos tesoros como la fiebre swing de las fiestas de Gracia, bailarines como Harry Flemming, charlestones de dudoso gusto,  los peligros del swing según el franquismo, temas de swing español y los famosos Gitanos del Swing, entre otros, por lo que pido disculpas por los rodeos en contestar a la pregunta del título.

Swing en Barcelona

El jazz entró con fuerza en España en los años 20 y 30, acompañado de una serie de modas de baile norteamericano como el cake-walk, el fox-trot, el black bottom y el charlestón, que tuvo gran popularidad, como detalla Faulín en su recorrido por esta historia de música y baile popular en ¡¡Bienvenido Mr. USA!! . Barcelona fue, entonces como ahora, el principal punto de entrada de la música jazz y el swing en España (otros puntos neurálgicos en los años 20, 30 y 40 fueron Madrid y San Sebastián). Hoy en día Barcelona es una de las capitales del swing europeo que cuenta con más Lindy Hoppers y escuelas de bailes swing, con epicentro geográfico en el barrio de Gràcia donde hay tres o cuatro escuelas y mucho baile en la calle.

carnavalbarcelonac1930
Carnaval en Barcelona (La Rúa), c 1930

Que Barcelona fue un hervidero de jazz en los años de preguerra da cuenta la larga lista de orquestas de swing y jazz que enumera  García Martínez en su libro Del fox-trot al jazz flamenco: el jazz en España 1916-1966. Según el autor, a esto contribuía la pujante burguesía, su situación bien conectada por mar y tierra con las vanguardias europeas, y el ser frecuentada por músicos y orquestas: «Barcelona, en fin, fue epicentro del seísmo hot que asoló la Península en los años treinta». Así, el swing pasó a formar parte del sedimento cultural barcelonés, hasta hoy en día.

Esta crónica de las fiestas mayores de Gràcia, de la revista Ritmo y Melodía de 1944, que bien pudiera referirse a fiestas más recientes que tienen lugar en este barrio, nos da una idea del ambiente swing de entonces, incluyendo algún tema favorito de Lindy Hoppers como Sweet Georgia Brown:

«ríos de gente se apretujan. Todos bailan. Los que deseaban, de primera intención, bailar, y los que deseaban sólo pasar pero han de bailar a la fuerza a causa de los empujones…Bonet y sus músicos, con la formidable interpretación de Sweet Georgia Brown dieron, quizás, la nota más alta de calidad musical de todos los festejos. El saxo tenor y el violín en las respectivas manos de Bonet y de Jaime Vila hicieron vibrar arrebatadamente la plaza entera, en un hermoso clamor.
Los conjuntos callejeros se han defendido como leones. Se llevó la palma por su vigor, su alma y su buen repertorio, la dominguera Savoy…Todo Gràcia, en estas noches inacabables, bulle y arde de una extraña sed, que no sería bastante ¡para apagar los innumerables barriles de cerveza de los innumerables bares gracienses…! Orquestas, churros, vocalistas, calor, grito, puntos de swing negro, planetas del destino, gritos de vendedores ambulantes, serpientes humanas de seis o siete jóvenes animados, farolillos rojos en medio de la oscuridad…:¡tutti frutti!». (citado en García Martínez)

Bailes y música

Desde el principio el baile y la música jazz crecieron de la mano, aunque salvo excepciones, se suele prestar menos atención a la historia del baile. Músicos, orquestas, las revistas musicales, los discos, la radio y el cine, todos jugaron un papel importante en esta moda del jazz, el swing, lo hot y lo negro, pero el baile fue clave en su popularidad. Según Faulín y García Martínez en los años 30 el swing de Ellington, Louis Armstrong, Jelly Roll Morton o Paul Whiteman se escuchaba en discos editados por La Voz de su Amo y en el nuevo medio de la radio. Las películas musicales americanas también contribuyeron a popularizar el claqué y otras danzas de jazz (entre ellos Fred Astaire, Shirley Temple, Bill Robinson y los Hermanos Marx estaban en cartelera en los años 30 y 40).

muchas gracias1926.jpg
imagen de la exposición El Ruido Alegre (1926)

Josephine Baker, que se convirtió en todo un icono de los años 20 en París, extendió la fiebre por su charlestón salvaje con su gira por España 1930, y hubo muchas bailarinas imitadoras. Tenemos la suerte de tener alguna grabación de Josephine Baker bailando su charlestón de energía inigualable:

Josephine Baker (La Revue 1927)

El bailarín y productor Harry Fleming, con su espectáculo Blue Birds y su cuerpo de baile Los boys del Savoy también fue particularmente influyente en España.  Julián Ruesga Bueno ha indagado un poco más en la historia de Harry Fleming e incluye una crónica del ABC de Sevilla del 20 de octubre de 1929 de su paso por la Expo Iberoamericana del 29:

«Anoche se presentó en Sevilla la agrupación de artistas negros que dirige el famoso bailarín Harry Flemming. La boga del arte negroide ha destacado a artistas muy notables, como el que anoche vimos en el Cervantes y como Luís Douglas, conocidos y aplaudidos en todos los teatros de Europa. Flemming es un bailarín extraordinario. Su agilidad y su sentido del ritmo y de la danza le han valido una gran reputación. Con él viene una compañía de revistas, compuesta de negros y blancos. De ella forman parte Little Esther, la pequeña negrita que se hizo popular en el cinematógrafo; Florence Miller, Elena Cooke y Ellington, los bailarines Quitty Morán y Sleet, el célebre cómico Bob Wolly y otros muchos artistas del baile y la canción. Representaron la revista ‘Hello-Jazz’, en la cual se ofrece una visión humorística y coreográfica de los barrios neoyorquinos y se reflejan costumbres pintorescas de Nueva York.»

Harry fleming band + Alemanc1930
Harry Fleming band

Tenemos que hablar de Sam Wooding, uno de los nombres más importantes en la introducción del jazz y el swing auténticos en España, un músico de origen americano que tocó con su orquesta los Chocolate Kiddies en varias giras por Europa y España en 1926 y 1929 (en Madrid, Barcelona y San Sebastián entre otros sitios) a los que podemos escuchar en plena forma aquí:

Sam Wooding & His Chocolate Kiddies (Barcelona, 1929)

 

sam wooding and his chocolate kiddies2
Sam Wooding & his Chocolate Kiddies

Lo negro estaba de moda, lo cual no quiere decir que este «negrismo» no estuviera tintado de ciertos estereotipos y racismo, como podemos ver en este charlestón Madre cómprame un negro de 1929:

Madre cómprame un negro (La Goyita, 1929)

¿Y fuera de Barcelona también había swing?

En resumen sí, también fuera de las grandes urbes llegaba la influencia del jazz. Hay que apuntar, como nos indica Faulín Hidalgo, que en los primeros años se conocía como jazzband o jazz band a cualquier conjunto que incorporara percusión, que era una gran novedad, por lo que hay ser cautos cuando vemos las carteleras y el gran número de orquestas que se definen con el término jazz o jazzband. Estos conjuntos solían tocar una combinación de bailables, fox-trots, pasodobles, rumbas y temas románticos, que muchas veces tenían poco que ver con el jazz. El jazz, en sentido amplio, convivía en todo momento con otros estilos de gran popularidad como la copla, la zarzuela o la revista.

El jazz sonaba en Madrid, Valencia, San Sebastián, Sevilla y muchos más sitios. Por poner un ejemplo cercano, en su artículo Y Compostela se dejó seducir por el jazz Alberto Cancela Monte nos descubre la influencia de esta música en Santiago de Compostela y los principales locales donde sonaba. Nos cuenta que en los años 30: «También las fiestas del Apóstol cuentan con orquestas como la Orquesta Melody Jazz que destaca “en el trepidante sonar del jazz, el hot, el swing y todas esas degeneraciones de la música que el desviado gusto de la juventud moderna exige para bailes y reuniones.”».

En 1936 antes del comienzo de la guerra civil se vivía un auténtico apogeo del jazz en la península, con conciertos de grandes figuras como Django Rheinhardt o Benny Carter.

La Era del Swing y la guerra

La Era del Swing americana se suele fechar entre 1935 y 1945, al acabar la II Guerra Mundial, aproximadamente; aunque no se pueda considerar que existiera un fenómeno equivalente en España algunos autores sitúan la era del swing española de forma algo más tardía a lo largo de los años 40.

Naturalmente la guerra civil española (1936-1939) afectó el desarrollo del incipiente swing aquí. Existe la idea generalizada de que la guerra puso fin al swing en España, sin embargo, en su libro ¡¡Bienvenido Mr. USA!! Faulín Hidalgo nos muestra evidencia de que en realidad no fue así, y que durante la guerra los habitantes de las ciudades seguían buscando la evasión a través de la música y el baile. Se frenó eso sí la producción de discos, pero las orquestas seguían tocando en Barcelona y Madrid, y el swing estaba presente en la radio y en el cine, ya que al fin y al cabo el swing estaba de moda a nivel mundial.

Swing en la posguerra: de la prohibición a las niñas swing

baileposguerra

El swing y el jazz no encajaban bien con la ideología franquista y de Falange de posguerra, así como tampoco encajaba bien en la Alemania de la época, por su esencia libertaria que prima la improvisación, la expresión individual y creativa. Aparte del hecho de ser una música de origen afroamericano, el swing se rechazaba por ser norteamericano, un país que parece que causaba antipatía y fascinación a partes iguales en la nueva España de Franco. Carmen Martín Gaite en Usos amorosos de la posguerra española retrata magistralmente el ambiente y la ideología oficial de aquella época— con su rechazo por todo lo foráneo, moderno, burgués, y por supuesto americano —y la exaltación de lo propio, la austeridad, los roles tradicionales y la patria. En una cita de la época:

«Que no haya sobre la bendita tierra de España otras costumbres que no sean las nuestras. Y si esto es un feroz nacionalismo, pues mejor. Y si esto es un absurdo retrógrado, mucho mejor. No queremos el progreso, el romántico y liberal, capitalista y burgués, judío, protestante ateo y masón progreso yanqui. Preferimos el atraso de España, nuestro atraso.». (Usos amorosos de la posguerra española)

Este aislamiento y mirar hacia dentro toma forma en la prohibición, a partir de 1940 «del uso innovador y deformante de vocablos extranjeros en marcas, rótulos y escritos» , prohibición que incluye al «swing» ( Martín Gaite). La Delegación Nacional de Prensa, por ejemplo:

«cuidará que en ninguna de sus informaciones y críticas los periódicos empleen los vocablos ballet y swing, sustituyendo el primero por bailes o bailables y el segundo por otro equivalente en castellano» (¡¡Bienvenido Mr USA!! p314).

En términos más explícitos se rechaza la música y la danza jazz en esta circular de la Delegación de Prensa de 1943:

«Por esto se ve con fundada preocupación el desarrollo que puede alcanzar la llamada música negra… Lo que queremos desterrar es la ola de jazz arbitraria, antimusical y pudiéramos decir que inhumana con que América del Norte hace años que ha invadido Europa. Nada más alejado de nuestras viriles características raciales que esas melodías muertas, dulzonas, decadentes y monótonas…nada más lejos de nuestra dignidad espiritual que esas danzas dislocadas, desconcertadas en las que la nobleza humana de la actitud, la seleccionada corrección del gesto, desciende a un rídiculo y grotesco contorsionismo.» (¡¡Bienvenido Mr. USA!! p315).

Pero como defiende Faulín Hidalgo con vehemencia, esta línea oficial parece tener nulo efecto en las publicaciones, grabaciones y programas radiofónicos de la época que están repletas de swing, hot y jazz, y por supuesto, baile. Hay una gran diferencia entre la línea oficial y lo que realmente se escuchaba y estaba de moda. En las consignas de la época había poco de atractivo para los jóvenes, en palabras de Gaite, «Con música de himno quedaba bonito, pero ¿quién podía identificarse con aquello a la hora de la merienda?». El swing era lo que sonaba mundialmente y se colaba incluso en películas archifranquistas como Raza de 1941 (según Iván Iglesias); no hay más que ver la crónica de las fiestas de Gràcia del ’44 que citamos al principio para ver la popularidad del swing en aquel momento.

Desde que publiqué este artículo he podido encontrar algo de swing en el mismo No Do: la orquesta del británico Eddie Carroll tocando «Sweet Sue» (4 de octubre 1943, minuto 00:40 a 02:00).

En algo tenían razón estas circulares, que la influencia cultural americana se extendía gracias a la música y el cine. Corría en la España de la época una corriente contraria a la línea imperante: estaban las chicas «topolino», o «niñas swing», y el equivalente masculino de los «pollos swing». Los zapatos topolino (en referencia a un tipo de calzado de plataforma de inspiración hollywoodiense), desentonaban con las normas de la época y eran característicos del fenómeno de chicas jóvenes, de la nueva burguesía,  que imitaban el estilo americano. A estas chicas también se les llamaba «niñas swing» aludiendo a la nueva danza que entró en los años cuarenta. En una época en que las opciones para las mujeres eran muy reducidas, estos aires de modernidad eran una rebelión. En palabras de Gaite «Aquellas chicas de cabeza de chorlito “desentonaban” en una sociedad que exhortaba a las mujeres a mantenerse en un segundo plano, a no hacer avances, a no llamar la atención por nada». La música, el baile y el cine americano ofrecían modelos de libertad mucho más atractivos para las niñas swing y los pollos swing (y precisamente por eso causaban tanto recelo en la sociedad de la época).

zapatotopolino
Publicidad de zapatos estilo topolino de la época

Una de las cantantes populares entre los jóvenes de posguerra era Rina Celi, a la que podemos escuchar con el Quinteto Nocturnos en una grabación de 1942 de Un día de esos (Some of these days) tocando un poco de swing en versión española. Rina Celi, artista barcelonesa ha sido descrita como “la cantante hot por antonomasia”. El recopilatorio Històries del Jazz a Catalunya Vol 2 incluye muchos más temas swing de orquestas como la de Luis Rovira y otros de la época, y Faulín Hidalgo incluye una discografía de 51 temas de los años 40 en su libro, muy recomendable.

Rina Celi y Quinteto Nocturnos, 1942

rina-celi-rina-celi-todas-sus-grabaciones-vol-1-y-2-1940-1948-107590796.jpg

Pero, ¿se bailaba Lindy Hop?

Las niñas swing y los pollos swing escuchaban música de influencia americana, pero es difícil saber si lo que bailaban era algo parecido al Lindy Hop que conocemos hoy en día: ¿hacían swing-outs, tandem charleston y shorty george por ejemplo? ¿o bailaban balboa y shag? Hay poca evidencia visual de lo que se bailaba realmente en los años cuarenta en España y no conozco películas o material filmado como puede haber del Lindy Hop americano. Sí que está bastante documentado que se bailaba charlestón y el fox-trot, pero parece que el término Lindy Hop y jitterbug (nombre con el que se popularizó el lindy hop entre los jóvenes blancos americanos) no eran muy utilizados, aunque en este campo queda mucho por investigar. Incluyo algunas de las pocas referencias e imágenes que he encontrado del Lindy Hop concretamente en la España de los años 40 (por ahora), donde destaca indiscutiblemente el Salón Amaya en Barcelona.

«La música fue inseparable de los diversos bailes que se engloban dentro de ese estilo, y puede decirse que músicos y bailarines fueron sus creadores por igual. En España el baile que principalmente se identificó con el swing fue el lindy hop o jitterbug, una danza afronorteamericana que había nacido en 1927 en el Savoy Ballroom del Harlem neoyorquino y que había influido considerablemente a las big bands en la sistematización del nuevo estilo de jazz [a continuación pasa a describir de manera detallada el paso básico de lindy hop]» (Iván Iglesias).

Además, nos cuentan Iglesias y Faulín Hidalgo que proliferaron las academias de baile que incorporaban los nuevos bailes entre sus bailes de salón habituales, y que también se popularizaron las exhibiciones de swing por parte de bailarines profesionales o semi-profesionales.

Los Whitey’s Lindy Hoppers en su gira europea del año 1936-1937 estuvieron en Reino Unido, París, Suíza e incluso Dublín, pero no visitaron España (que ya estaba inmersa en la guerra civil). En España en cambio, sí que se estrenó la película de los hermanos Marx Un día en las carreras en 1940, por lo que el público español sí que podía conocer los Whitey’s Lindy Hoppers, máximos representantes del Lindy Hop a nivel mundial, por su famoso número en esa película.

Si en algún lugar se bailaba swing y alguna forma de Lindy Hop, era en Barcelona. El Salón Amaya en el Parallel fue local emblemático donde se celebraban concursos de baile en pareja de swing y bugui-bugui (al estilo de los concursos del Savoy) y donde se bailaba “tan bien como en el propio Harlem” según alguna reseña de la época (Iglesias). Se inauguró en 1943 y tuvo su máximo esplendor entre 1945-46. Allí bailaban los Gitanos del Swing: «se trata de bailarines tanto gitanos como algún payo que acuden allí y hacen disfrutar con sus gimnásticas exhibiciones. Es el momento del boogie, del jitterbug, el lindy hop, basados en danzas negras que aparece en la era del swing con demostraciones atléticas de gran nivel», según Faulín Hidalgo.  Los Gitanos del Swing llegaron a anunciarse en Madrid en 1948. Sus apodos eran el Sardineta, Patillas, Batista, Tau, Melenas, Coqui y Polla, se vestían con la estética swing y fueron el germen de los bailarines acrobáticos Los Locos del Rock and Roll en los cincuenta. Tenemos esta imagen del Amaya donde parecen estar bailando lindy hop o jitterbug, en su anuncio de concurso de bailes modernos: “hot” y “swing”.

salón amaya
Anuncio del Salón Amaya, 1945

El swing siguió siendo popular durante toda la década de los 40, y a partir de 1945 entra el bugui-bugui con fuerza, el último estilo de baile de la familia del swing, que se describe como un estilo de baile más salvaje y acrobático. En los 50 el jazz dejó de ser una música popular, bailable, para evolucionar en otras direcciones más minoritarias como el bebop y el hard bop; y los ritmos latinos cobraron más protagonismo en el baile social (hasta la llegada del rock ‘n roll y el twist). No será hasta principios del siglo XXI que este baile de ritmo infeccioso y actitud libre vuelva a bailarse en las pistas y calles de la península, una vez más, empezando por Barcelona (pero esa es otra historia).

Estoy segura de que quedan materiales por descubrir y espero que este post anime a rebuscar en áticos y archivos, memorias, recortes y películas…¿qué opináis? Quizá pronto podamos incluir alguna foto de nuestros abuelos bailando swing.

Saber más…

Bibliografía

Cancela Montes, Alberto, “…y  Compostela se dejó seducir por el jazz”, Novas Músicas: o jazz chega co século XX, descubrindoasnosasmusicas.blogspot.pt

Faulín Hidalgo, Ignacio, ¡¡Bienvenido Mr. USA!! La música norteamericana en España antes del rock and roll (1865-1955), Editorial Milenio, 2015.

García, Jorge, “El trazo del jazz en España“, El Ruido Alegre: Jazz en la BNE, Ministerio de Cultura, 2012 (pdf disponible online).

García Martínez, José María, Del fox-trot al jazz flamenco, Alianza Editorial, 1996.

Iglesias, Iván, “(Re)Construyendo la identidad musical española: el jazz y el discurso cultural del franquismo durante la segunda guerra mundial”, HAOL, Núm. 23 (Otoño, 2010), pp 119-13.

Martín Gaite, Carmen, Usos amorosos de la posguerra española, Anagrama, 1994.

Resga Bueno, Julián, “El primer jazz en Sevilla”(Harry Fleming),  Asociación Apolo y Baco, http://www.apoloybaco.com

Banda sonora

Madre cómprame un negro (La Goyita, 1929)

Sweet Georgia Brown (Coleman Hawkins, Benny Carter & Django Rheinhardt, Paris 1937)

Sam Wooding & His Chocolate Kiddies (Barcelona, 1929)

Rina Celi y Quinteto Nocturnos, 1942

Històries del Jazz a Catalunya Vol 2

Sweet Sue (Eddie Carroll, No Do 4 octubre 1943)

 

La Llamada de Harlem

Juke Box Love Song (Langston Hughes)

Podría tomar la noche de Harlem
y arroparte con ella,
Tomar las luces de neón y hacer una corona,
Tomar los buses de la Avenida Lenox
Taxis, metros,
Y por tu canción de amor acallar su ruido.
Tomar el latido de Harlem,
Hacer un redoble de tambor,
Ponerlo en un disco, dejar que gire,
Y mientras lo escuchamos tocar,
Bailar contigo hasta el amanecer–
Bailar contigo, mi dulce morena de Harlem.

(Selected Poems of Langston Hughes, p227. Traducción de la autora).

Incluso Billie Holiday a los 13 años ya sabía que tenía que ir a Harlem. ¿Por qué quería ir todo el mundo a Harlem? Este barrio de Nueva York ejercía una poderosa atracción sobre los afroamericanos de todo tipo de origen en las primeras décadas del siglo XX. En los años 20 Harlem se convirtió en el hogar del movimiento del nuevo negro (New Negro Movement) en los EEUU, el primer movimiento por los derechos civiles encabezado por organizaciones como la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, según sus siglas en inglés) o la National Urban League; y en punto de encuentro para la cultura negra –en política, literatura, arte y música; un fenómeno que también se conoce como el Renacimiento de Harlem (oficialmente inaugurado en 1925). Originalmente un asentamiento holandés del siglo XVII, Harlem había experimentado varios influjos migratorios, pero en las primeras décadas del siglo XX se convirtió en el principal destino para la Gran Migración de afroamericanos que huían de la opresión y de las leyes segregadas (leyes de Jim Crow) del Sur en busca de mejores oportunidades en el Norte (Chicago sería otro destino importante).

The_Weary_Blues_1926

Ningún sitio logró captar el espíritu de su tiempo como Harlem. Atraía a los intelectuales y artistas negros (los “nigeratti” según el término inventado por Zora Neale Hurston) — escritores como Langston Hughes (o la misma Neale Hurston), artistas como Aaron Douglas, músicos como Duke Ellington….pero también atraía a los afroamericanos de a pie que luchaban por la supervivencia y el respeto. Aquí he reunido algunas impresiones de Harlem.

Elmer-Simms-Campbell.-A-Night-Club-Map-of-Harlem.-1932Elmer Simms Campbell. Un mapa de locales nocturnos de Harlem, 1932.

Durante los años 20 y 30 Harlem encarnó el nuevo espíritu de la Era del Jazz y del Swing, con una influencia que llegaba más allá de la comunidad afroamericana, Nueva York o los EEUU. Aquí tocaban los mejores músicos y aquí nació el swing. Era el sitio de moda para salir por la noche, y no había escasez de locales, como vemos en esta imagen de 1932: el Cotton Club, el Teatro Apollo, el Savoy, Small´s Paradise e incontables clubes, salones de baile, teatros y bares clandestinos atraían a los juerguistas (blancos) del centro de Nueva York – incluyendo a muchas estrellas de Hollywood y Broadway como Marlene Dietrich, Clark Gable o Tallulah Bankhead. Harlem ofrecía la mejor oportunidad para saborear la libertad de la Era del Jazz.

Romare Bearden (artista) visitaba el Savoy Ballroom a menudo en los años 30:

“Los mejores bailes del mundo ocurrían aquí, y la mejor música…Querrías estar en Harlem o en París entonces.  Eran los dos sitios donde estaban pasando cosas’

(Malone, Jazz Music in Motion).

IntroductionForaBluesQueen(UptownatSavoy)fromJazzSeries1979,R BeardenIntroduction for a blues queen (Uptown at Savoy), Jazz Series, 1979. Romare Bearden

Norma Miller (“Reina del Swing”) en una entrevista reciente para la BBC:

“Harlem era el paradigma de un pueblo que había descubierto una cierta libertad, así que cualquiera que pudiera andar, correr, bailar…venía a Harlem. Era el único lugar donde una persona negra podía sentir que tenía libertad”.

(Norma Miller, Entrevista de la BBC, febrero 2014)

Duke Ellington

Take the ‘A’ Train (vídeo)

Duke Ellington orchestra

Esta canción fue escrita en 1939 por Billy Strayhorn y Duke Ellington en referencia a la línea de metro de Nueva York que une Brooklyn con Harlem y se convirtió en la canción insignia de la banda de Duke Ellington. Aquí la tocan el Duque y su banda en una versión de 1943 para la película Reveille with Beverly.

“Harlem, para nosotros, tenía de verdad la atmósfera más glamurosa del mundo. Teníamos que ir allí.”

(Ellington, Music is My Mistress, p36)

Llegar a Harlem

La madre de Norma Miller, Zalama Barker, tenía sólo 15 años cuando emigró desde Barbados hasta Nueva York, entonces una travesía de dos semanas por mar:

“Iba camino de Nueva York – esa ciudad magnífica de la que tanto había oído hablar iba a ser su hogar. Estaba especialmente emocionada con ver el sitio del que más había oído hablar, donde iba toda la gente de color – Harlem.’

(Miller, Swingin’ at the Savoy p.5)

Billie Holiday describe su llegada en su autobiografía Lady Sings the Blues:

El abuelo me dejó en el tren con un billete a Long Branch, donde Mamá me estaría esperando. Pero en cuanto subí al tren decidí que Long Branch me importaba un comino y que de alguna manera llegaría a Harlem. Me arranqué la etiqueta y resolví apearme del tren en Nueva York y luego coger el metro a Harlem; lo pasaría bomba y luego me pondría en contacto con mi madre. 

Sólo tenía 13 años pero estaba muy espabilada para la edad. Viajaba ligera de equipaje – salvo la cesta con pollo [de la abuela] – pero viajaba.  

(Holiday, Lady Sings the Blues).

Billie Holiday experimentó la cara oscura de Harlem antes de convertirse en una estrella, pasando algún tiempo en un refugio para niños y en prisión.

billie-holiday

Ralph Ellison (escritor). Describe las impresiones del protagonista de su novela Invisible Man cuando llega por primera vez a Harlem, proviniente del Sur:

“Nunca había visto tanta gente negra sobre un fondo de edificios de ladrillo, luces de neón, cristaleras y tráfico estruendoso – ni siquiera en los viajes que había hecho con el club de debates a Nueva Orleans, Dallas o Birmingham. Estaban en todas partes. Tantos y moviéndose con tanta tensión y ruido que no sabía a ciencia cierta si estaban a punto de celebrar una fiesta o de meterse en una pelea. Incluso vi chicas negras sirviendo los mostradores del Five and Ten al pasar.  Entonces en el cruce me quedé de piedra al ver un policía negro dirigiendo el tráfico  -–y había conductores blancos entre el tráfico que le hacían caso como si fuera lo más natural del mundo. Sí, claro que había oído hablar de esto, pero esto era real. Me dio coraje. Esto realmente era Harlem…el veterano tenía razón: para mí esto no era una ciudad de realidades sino de sueños, quizá porque siempre me había imaginado mi vida dentro de los confines del Sur.

(Ellison, Invisible Man, p159).

cropped-harlem-street.jpgCalle de Harlem

Hubo muchos más que siguieron este viaje a Harlem:  Ella Fitzgerald, Ethel Waters, Lena Horne, Josephine Baker (aunque a Baker no le impresionó tanto y pronto se fue a París) y un largo etcétera.

Harlem, Meca del Nuevo Negro

Harlem estaba en pleno apogeo –pero no todo era swing. El movimiento del nuevo negro (New Negro Movement) lo lideraron figuras como W.E.B DuBois, líder de la NAACP o el filósofo Alain Locke. Creían que una nueva literatura y un nuevo arte negro eran fundamentales para que los afroamericanos consiguieran igualdad de estatus y derechos.

Harlem Mecca of the New Negro – Survey Graphic (March 1925), Ed. Alain Locke

harlemmecca

Portada de  ‘Harlem Mecca of the New Negro’, Survey Graphic, marzo 1925.

Alain Locke en su ensayo “Harlem” de 1925:

‘Sin pretender su significado político, Harlem tenía que jugar el mismo papel para el Nuevo Negro que Dublín había jugado para la nueva Irlanda o Praga para la nueva Checoslovaquia.’

(Locke en Levering Lewis, When Harlem was in Vogue).

¿Era Harlem un suburbio desfavorecido?  Harlem, que ya se había convertido en un barrio mayoritariamente negro en los años 20, ofrecía oportunidades y posibilidades para los americanos negros que no existían en otras zonas de los EEUU, sin embargo, la pobreza era un problema extendido, como se desprende de los testimonios de aquella época.

David Levering Lewis:

“Las estadísticas de Harlem eran terribles…Lo que ocultaban las estadísticas era el ambiente al norte de Central Park. A pesar de sus contradicciones….la única certeza que compartían casi todos los que vivían allí era que Harlem no era ningún suburbio deprimido. Gueto, quizás. Suburbio, nunca.[…] Quizá el trabajo y el dinero escaseaban, y los blancos poseían más del 80 por ciento de la riqueza de la comunidad, pero la gente corriente de Harlem –no sólo los abanderados de los derechos civiles o los talentos exultantes de provincias, rezumaban una confianza orgullosa que una vez perdida no se volvería a repetir.”

(Levering Lewis, When Harlem was in Vogue p109).

 

El mayor legado de Harlem seguramente sigue siendo la música (y el baile):

Ella Fitzgerald canta Drop me Off in Harlem, de Duke Ellington

Y ¿Quién no querría ir a Harlem si pudiera?

Banda sonora

Take the ‘A’ Train (Duke Ellington and Billy Strayhorn, 1939)

Drop me Off in Harlem (Duke Ellington, 1933)

Bibliografía

Ellington, Duke, Music is my Mistress. New York: Da Capo Press, 1973.

Ellison, Ralph Invisible Man. New York: Penguin, 2014.

Holiday, Billie, Lady Sings the Blues (traducción Iris Menéndez). Barcelona: Tuesquets Editores, 1990.

Langston, Hughes, Selected Poems of Langston Hughes. New York: Vintage Books, Random House Inc., 1959.

Levering Lewis, David, When Harlem Was in Vogue. New York: Penguin, 1979.

Malone, Jaqui, ‘Jazz Music in Motion’, The Jazz Cadence of American Culture, Chapter 18. Ed. Robert G. O’Meally. New York: Columbia University Press, 1998.

Miller, Norma, Swingin’ at the Savoy. Philadelphia: Temple University Press, 1996.

Miller, Norma, BBC interview, Feb2014 https://youtu.be/kflv49JTDZE

 

The Call of Harlem

Juke Box Love Song (Langston Hughes)

I could take the Harlem night
and wrap around you,
Take the neon lights and make a crown,
Take the Lenox Avenue busses,
Taxis, subways,
And for your love song tone their rumble down.
Take Harlem’s heartbeat,
Make a drumbeat,
Put it on a record, let it whirl,
And while we listen to it play,
Dance with you till day—
Dance with you, my sweet brown Harlem girl.

(Selected Poems of Langston Hughes, p227).

Even 13 year old Billie Holiday knew she had to go to Harlem. This New York neighbourhood exerted a powerful attraction on African Americans of all backgrounds in the early decades of the 20th Century. In the 1920s Harlem became the home of the New Negro Movement in the US, the first civil rights movement embodied in organizations like the NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) or the National Urban League, and a focal point for black culture – in politics, literature, art and music; a phenomenon which also became known as the Harlem Renaissance (officially inaugurated in 1925). Originally a 17th century Dutch settlement, Harlem had experienced several migratory influxes, but in the early decades of the 20th Century it was the main destination for the Great Migration of African Americans who were escaping oppression and Jim Crow (seggregation) laws in the South for better opportunities in the North (Chicago was another important destination).

The_Weary_Blues_1926

Nowhere quite captured the imagination and the spirit of the time as Harlem did. It attracted black intellectuals and artists (‘niggeratti’ as coined by Zora Neale Hurston) — writers like Langston Hughes, artists like Aaron Douglas, musicians like Duke Ellington – but it also attracted ordinary African Americans struggling for survival and respect. Here I have gathered some impressions of Harlem.

Elmer-Simms-Campbell.-A-Night-Club-Map-of-Harlem.-1932

Elmer Simms Campbell. A night club map of Harlem, 1932.

During the 1920s and 1930s Harlem embodied the new spirit of the Jazz Age and the Swing Era, with a significance that reached beyond the African American community, New York and the US. Here the best musicians played and swing was born. It was the hottest night-spot and there was no shortage of night-clubs as we can see in this 1932 image: the Cotton Club, the Apollo Theatre, the Savoy Ballroom, Small’s Paradise and countless other clubs, ballrooms, theatres and speakeasies attracted (white) party goers from downtown New York -including many famous Hollywood and Broadway stars like Marlene Dietrich, Clark Gable or Tallulah Bankhead. Harlem provided the best opportunity to savour the freedom of the Jazz Age.

Romare Bearden (artist) was a regular visitor at the Savoy Ballroom in the ‘30s:

‘The best dancing in the world was there, and the best music…You’d want to be either in Harlem then or in Paris. These were the two places where things were happening’. (Malone, Jazz Music in Motion).

IntroductionForaBluesQueen(UptownatSavoy)fromJazzSeries1979,R Bearden
Introduction for a blues queen (Uptown at Savoy), Jazz Series, 1979. By Romare Bearden

Norma Miller (the Queen of Swing) in a recent BBC interview:

‘Harlem was the epitome of a people who had found a certain freedom, so anybody who could walk, run, jive…they came to Harlem. It was the one place where a black person could feel he had a freedom’.

(Norma Miller, BBC interview February 2014)

Duke Ellington

Take the ‘A’ Train (video)

Duke Ellington orchestraThis song was written in 1939 by Billy Strayhorn and Duke Ellington referring to the New York subway line that connects Brooklyn with Harlem, it became Duke Ellington’s band’s signature tune. The Duke and his band play it here in a 1943 version for the film Reveille with Beverly.

‘Harlem, to our minds, did indeed have the world’s most glamorous atmosphere. We had to go there.’

(Ellington, Music is My Mistress, p36)

Getting to Harlem

Norma Miller’s mother, Zalama Barker, was only 15 when she emigrated from Barbados to New York, then a two-week ship voyage:

‘She was on the way to New York –that magnificent city she had heard so much about was going to be her home. She was especially excited to see the place she had heard most about, the place where all of the colored people went – Harlem.’

(Miller, Swingin’ at the Savoy p.5)

Billie Holiday describes her arrival in her autobiography Lady Sings the Blues:

And Grandpop put me on the train.  I had a ticket to Long Branch, where Mom was going to meet me. But as soon as I got on the train by myself I decided, damn Long Branch, I was going to get to see Harlem some way. So I took off the big tag, decided I’d get off the train in New York, take the subway to Harlem, have myself a time, and then contact my mother.

I was only 13 years old, but I was a hip kitty. I was travelling light – except for that basket of chicken [from Grandma] – but I travelled.

(Holiday, Lady Sings the Blues).

Billie Holliday experienced the ugliest side of Harlem before she became a star, staying at a children’s shelter and prison at different times.

billie-holiday

Ralph Ellison (writer). In his novel Invisible Man, he describes his protagonist’s impressions when he first arrives in Harlem from the South.

‘I had never seen so many black people against a background of brick buildings, neon signs, plate glass and roaring traffic —not even on trips I had made with the debating team to New Orleans, Dallas or Birmingham. They were everywhere. So many, and moving along with so much tension and noise that I wasn’t sure whether they were about  to celebrate a holiday or join in a street fight. There were even black girls behind the counters of the Five and Ten as I passed. Then at the street intersection I had the shock of seeing a black policeman directing traffic – and there were white drivers in the traffic who obeyed his signals as though it was the most natural thing in the world. Sure I had heard of it, but this was real. My courage returned. This really was Harlem…The vet had been right: For me this was not a city of realities, but of dreams; perhaps because I had always thought of my life as being confined to the South.

(Ellison, Invisible Man, p159).

cropped-harlem-street.jpg
Harlem street

Many more followed this journey to Harlem:  Ella Fitzgerald, Ethel Waters, Lena Horne, Josephine Baker (although Baker was not so impressed and soon moved to Paris) and a very long list.

Harlem Mecca of the New Negro

Harlem was swinging’ – but not everything was swing. The New Negro Movement was lead by figures like W.E.B DuBois, head of the NAACP, and philosopher Alain Locke. They believed a new Negro literature and art were the means for African Americans to achieve equal status and rights.

Harlem Mecca of the New Negro – Survey Graphic (March 1925), Ed. Alain Locke

harlemmecca
Cover of ‘Harlem Mecca of the New Negro’, Survey Graphic March 1925 issue.

Alain Locke in his 1925 essay ‘Harlem’:

‘without pretense to their political significance, Harlem had the same role to play for the New Negro as Ireland has had for the New Ireland or Prague for the new Czechoslovakia’.

(Locke in Levering Lewis, When Harlem was in Vogue).

Was Harlem a slum?  Harlem, which had become a predominantly black neighbourhood by the 1920s, offered opportunities and possibilities for black Americans that were unavailable in other parts of the US, however, poverty was a widespread problem, as is evident in any of the personal accounts of that time.

David Levering Lewis:

‘Harlem’s statistics were dire…What the statistics obscured was the mood of the universe north of Central Park. Whatever its contradictions…the one certainty almost all who lived there shared was that Harlem was no slum. Ghetto, maybe. Slum, never. […] Jobs and rent money might be hard to come by, and whites might own more than 80 percent of the community’s wealth, but the ordinary people of Harlem –not just civil rights grandees and exhilarated talents from the provinces— exuded a proud self-confidence that, once lost, would not reappear’.

(Levering Lewis, When Harlem was in Vogue p109).

 

Harlem’s greatest legacy is probably still its music (and dance):

Ella Fitzgerald sings Drop me Off in Harlem, by Duke Ellington

And who wouldn’t want to go to Harlem if we could?

Soundtrack

Take the ‘A’ Train (Duke Ellington and Billy Strayhorn, 1939)

Drop me Off in Harlem (Duke Ellington, 1933)

References

Ellington, Duke, Music is my Mistress. New York: Da Capo Press, 1973.

Ellison, Ralph Invisible Man. New York: Penguin, 2014.

Holiday, Billie, Lady Sings the Blues (translation Iris Menéndez). Barcelona: Tuesquets Editores, 1990.

Langston, Hughes, Selected Poems of Langston Hughes. New York: Vintage Books, Random House Inc., 1959.

Levering Lewis, David, When Harlem Was in Vogue. New York: Penguin, 1979.

Malone, Jaqui, ‘Jazz Music in Motion’, The Jazz Cadence of American Culture, Chapter 18. Ed. Robert G. O’Meally. New York: Columbia University Press, 1998.

Miller, Norma, Swingin’ at the Savoy. Philadelphia: Temple University Press, 1996.

Miller, Norma, BBC interview, Feb2014 https://youtu.be/kflv49JTDZE

Going global, great venues, and the home of swing in Galicia

(Clocks go back, winter is coming, so I am turning to summer for this post…)

Panormaic view of Bueu and the bay of Pontevedra
Panormaic view of Bueu and the bay of Pontevedra

Español

As I was sitting having a beer in a leafy beer garden in southern Galicia this summer, while attending a meeting of the local swing association, I came to reflecting about globalization, universal human passions for music and dance, and the mysterious and circuitous turns in history which have led to this meeting taking place at all…as you do. The place is the Aturuxo bar in Bueu, a small village on the coast of one of Galicia’s southern bays. It is a lovely early summer afternoon and we are sitting around a table in the shade of the garden, surrounded by the countryside. The Aturuxo is in fact a great concert venue and the alma mater of Lindy Hop in Galicia. This is where Jorge and Elena started their first Lindy Hop classes when they returned after living in Porto (Portugal) where they had been bitten bad by the lindy hop bug. They started with a small weekly practice group in 2012 and now, in just three years, it has grown into a busy swing dance school (Swing On Vigo) and has spawned an independent Galician swing association which was formally created last year (Ghastas Pista Swing).  We were there to organize the association’s annual swing festival work programme and to attend a concert by Alo Django, a local swing band from Santiago de Compostela.

I think it is a fair bet to imagine that there was no Lindy Hop or other swing dancing occurring in Bueu in the late 1930s or ‘40s.  For a start the Spanish Civil War (1936-1939) and tough post-war period under Franco’s dictatorship would have been a dampener on the swing spirit. Bueu would have been a relatively remote fishing village. I would be interested to know if swing music was popular at the time in the larger cities of Vigo or Coruña, but it is unlikely that a group of lindy hoppers would have gathered to dance to a live swing band at their local bar, as was the case today. So I looked into this a little, there isn’t much material on the history of swing in Spain, but if you would like to know more this is the best source I have found article by Jorge García. It suggests that even back then Barcelona was the main jazz route entry in Spain and that while the fox trot and Charleston made it, Lindy Hop would not have been widely known or danced. Whitey’s Lindy Hoppers did a couple of tours of Europe in the late 30s, fitting in England, France, Switzerland and even a visit to Dublin, but did not reach Spain (which would have been in the midst of the civil war as mentioned).  I also doubt even Frankie Manning (Lindy Hop inspiration) had an inkling of how far his legacy would reach when he was ‘rediscovered’ in the 1980s and the Lindy Hop revival started in the US and Sweden. Ah the marvels of a globally connected world.

Enxebre festival presentation party
Enxebre swing festival presentation party

This global passion for swing speaks of the joy its music and dance transmits, which veritably ‘hooks’ lindy hoppers from all kinds of backgrounds. Alo Django provided us with some swingin’ tunes — crazy beat, foot stomping versions of All of Me, Undecided, Sweet Georgia Brown and others, which had us hopping in the grass well into nightfall. Alo Django are Xabier Mera (voice and guitar), David Tato (guitar), Quim Farinha (violin), Alfonso Calvo (double bass), often in collaboration with Gail Brevitt (tap and voice), and have been very supportive of the local swing scene. They recently organized the II Foliada Swing in Santiago for example, including a film screening, dance workshops, and a joint tap and swing shim sham on stage.

Here they are playing Sweet Sue

Alo Django playing at the II Foliada Swing, Capitol (Santiago)
Alo Django playing at the II Foliada Swing, Capitol (Santiago) Photo David Llecha

The route to the swing (dance) revival in Galicia has been circuitous and also follows the ebbs and flows of emigration and return: via Portugal and the vibrant swing community that Abeth Farag (US) helped to create over the last 10 years, via Jorge (from Bueu) and Elena (from Madrid) who after living in Porto have gone on to work full time at fostering and growing a local swing scene in Galicia; via Ireland and a half Irish-Spanish ‘migrant and back again’ (me) who started dancing in Dublin and has been doing her best to continue dancing and to share her love of swing dancing in Santiago de Compostela; via Carlos Tomico whose travels brought him to Scotland, Madrid (where he caught the swing bug), back to Galicia where he has been actively involved in Ghastas Pista Swing and teaching in Santiago, and are now taking him abroad again to Portugal; via Leti González, originally from Madrid, who has sailed the seven seas before docking in Vigo and getting on board the Swing On team – and also some really enthusiastic local lindy hoppers who discovered swing in this very location, like Daniel Pérez and Laura Rosales, current Treasurer and President of Ghastas Pista Swing Association. The people behind the local swing scene do paint a picture of globalization at its best, that is, bringing together people who love to dance!

And at the same time the swing scene in Galicia is very much local, fuelled by Estrella Galicia and tapas, dancing on the beach or in narrow old town streets, gathering for a Galician winter stew (cocido gallego) or shim shamming on the pier or in front of the Santiago cathedral.

This was the Frankie 100 celebration in the Rías Baixas (the southern coast of Galicia) with the students of Swing On School.

This was Santiago de Compostela’s Shim Sham for Frankie last May.

Although the passion for swing music and Lindy Hop is now global and goes across all kinds of cultures –from the US, UK, Sweden, Spain, Korea, South America, Israel, South Africa…it also takes on specific forms in each locality. I have lived and experienced three different scenes mainly – Dublin, Barcelona and Galicia. In Galicia it is developing hand in hand with great bars, live music, and the special ‘swing vermouth’ modality, which combines a pre-lunch drink and tapa with dancing, usually outdoors. In Barcelona, thanks to the great weather, there is outdoor dancing every weekend in plazas and parks (but here sans tapas). The scene there has developed mainly thanks to very active swing dance schools and teachers (now nearly 20 schools in the Barcelona region, some with hundreds of students) which have contributed to one of the largest most exciting swing communities in Europe. In Ireland the scene has grown mainly as an evening activity in pubs – because what other kind of venue can you find in Ireland??- but as a generally beer-free form of pub-going (which doesn’t usually go down well with the pubs). It ends up being all your friends’ houses where you meet up to dance and party (Anita Walshe, thinking of your place especially). There are sometimes swing picnics, which are a nice Irish family-friendly version of the ‘swing vermouth’ where people bring along home-baked cakes, oh and there is usually some kind of roof, just in case.

Killer Swing party in O Ateneo 30, Santiago
Killer Swing party in O Ateneo 30, Santiago (photo Katerin Alvarez)

These are the scenes that I am familiar with, but I can only imagine that the Lindy Hop community in Sweden or Korea have their own unique forms of swingin’. What is perhaps special about the global Lindy Hop community is that we are also very closely connected,  frequently attending events abroad and finding fellow Lindy Hop addicts where we least expected. As Norma Miller said in her memoirs ‘Although Harlem created it, the Lindy belongs to the world’.

The swing community could not grow without great venues that support it by facilitating, a) a space to dance and b) promoting local swing musicians and events. In the south of Galicia the Aturuxo, Carycar club or Taberna O Rincón, and in Santiago O Ateneo 30, Gallaecia in Armis and Dado Dada club have been essential allies and great places to dance.

Let the swing spirit continue 😉

Note: this post is by no means a complete guide of swing in Galicia – I write about the people and places I know personally, so if you feel I have left anything important out…well just add it to the comments and let me know.

In fact, I would really like to know your views – what do you think attracts people to swing and Lindy Hop nowadays? What is unique about your scene?

Find out more…

Ghastas Pista Swing https://ghastaspistaswing.wordpress.com/

Swing On School LINK http://www.swingonvigo.com/

Compostela Swing https://www.facebook.com/groups/compostelaswing/

Alo Django https://www.facebook.com/alodjango

Aturuxo Bar http://www.aturuxo.net/

O Ateneo 30 http://www.oateneo30.com/

Ok and many many more great bands and bars

Estrella Galicia?? (I do think we should look for a sponsorship deal sometime…)

García, Jorge ‘El Trazo del Jazz en España’ http://www.bne.es/es/Micrositios/Exposiciones/Jazz/resources/img/estudio1.pdf

Swing global, buenos locales y el hogar del swing en Galicia

(Los relojes se atrasan, viene el invierno, así que vamos a pensar en el verano para este post…)

Panoramica_bueu_1
Vista panorámica de Bueu y la ría de Pontevedra

English

Mientras me tomaba una caña sentada a la sombrita de los árboles en una terraza en el sur de Galicia este verano, asistiendo a una reunión de la asociación de swing local, me puse a reflexionar sobre la globalización, las pasiones humanas universales por la música y el baile, y los misteriosos giros y vueltas de la historia que han llevado a que esta reunión se celebre en primer lugar…lo habitual, vamos. El sitio es el bar Aturuxo en Bueu, un pequeño pueblo de la costa de las Rías Baixas gallegas. Hace una tarde buenísima de principios de verano y estamos sentados alrededor de una mesa a la sombra del jardín, rodeados de campo. El Aturuxo es en realidad un gran local de conciertos y el alma mater del Lindy Hop en Galicia. Aquí es donde Jorge y Elena comenzaron a dar sus primeras clases de Lindy Hop cuando volvieron de vivir en Oporto (Portugal), donde les había picado el bicho del lindy hop con saña. Empezaron con un pequeño grupo de práctica semanal en 2012 que ahora, en tan sólo tres años, ha crecido hasta convertirse en una concurrida escuela de bailes swing (Swing On Vigo) y ha dado lugar a la creación de una asociación independiente de swing en Galicia (Ghastas Pista Swing).  Estábamos allí para organizar el plan de trabajo para el festival de swing anual de la asociación y para asistir a un concierto de Alo Django, un grupo de swing de Santiago de Compostela.

fiesta presentación enxebre swing festival
Fiesta presentación del Enxebre Swing Festival

Creo que es razonable imaginar que no había Lindy Hop u otros tipos de bailes swing en Bueu en los años 30 o 40.  Para empezar, la Guerra Civil Española (1936-1939) y el duro período de la posguerra bajo la dictadura de Franco hubieran deslucido el espíritu swing. Bueu debía de ser un pueblo pesquero relativamente remoto. Me interesaría saber si la música swing era popular en aquella época en las ciudades de Vigo o Coruña, pero en cualquier caso es poco probable que un grupo de lindy hoppers se hubiera reunido en su bar local para bailar al son de un grupo de swing en directo, como era el caso hoy. Traté de encontrar más información – no hay mucho material sobre la historia del swing en España, pero este artículo de Jorge García es la mejor fuente que encontré  Sugiere que ya en aquella época, Barcelona era la principal ruta de entrada del jazz en España, y que mientras que el Fox Trot y el Charleston tuvieron éxito, es poco probable que el Lindy Hop fuera ampliamente conocido o bailado. Los Whitey’s Lindy Hoppers hicieron un par de giras por Europa a finales de los 30, visitando Reino Unido, Francia, Suiza e incluso una parada en Dublin, pero no llegaron a España (que hubiera estado inmersa en la guerra civil).  También dudo de que el propio Frankie Manning (la inspiración del Lindy Hop) tuviera noción de lo lejos que iba a llegar su legado cuando lo “redescubrieron” a finales de los 80 y el renacer del Lindy Hop empezó en los EEUU y Suecia. Ay, las maravillas de un mundo globalmente conectado.

Esta pasión global por el swing habla del gozo que transmite su música y su baile, que realmente “engancha” a lindy hoppers de orígenes muy diversos. Alo Django nos deleitó con algunos temas llenos de swing — versiones de All of Me, Undecided, Sweet Georgia Brown y otros, de ritmo loco, que nos tuvieron zapateando y saltando por la hierba hasta bien entrada la noche. Alo Django son Xabier Mera (voz y guitarra), David Tato (guitarra), Quim Farinha (violin), Alfonso Calvo (contrabajo), a menudo en colaboración con Gail Brevitt (claqué y voz), un grupo que apoyado la escena swing local muchísimo. Hace poco organizaron la II Foliada Swing en Santiago por ejemplo, incluyendo proyección de cine, talleres de danza y un Shim Sham conjunto de swing y claqué sobre el escenario de la Capitol.

alodjangocapitol
Alo Django en la II Foliada Swing en la Capitol (foto David Llecha)

Aquí están tocando Sweet Sue

La ruta que lleva al resurgir del (baile) swing en Galicia ha sido algo enrevesada y también sigue los flujos, idas y venidas de la emigración y el retorno: ha pasado por Portugal y la animada comunidad de swing que ayudó a crear Abeth Farag (EEUU) en los últimos 10 años; ha pasado por Jorge Patiño (de Bueu) y Elena Branco (de Madrid) quienes después de vivir en Porto se han puesto a trabajar a tiempo completo para fomentar y crear la escena local de swing en Galicia; ha pasado por Irlanda y una “migrante de ida y vuelta¨ de origen irlandés y español (yo) que empezó a bailar en Dublin y ha estado haciendo todo lo posible para seguir bailando y compartiendo su amor por los bailes swing en Santiago de Compostela; ha pasado por Carlos Tomico cuyos viajes le han llevado a Escocia, Madrid (donde pilló el virus del swing), de vuelta a Galicia donde ha participado activamente en la asociación Ghastas Pista Swing y enseñando en Santiago, y que ahora le lleva al extranjero otra vez, a Portugal; pasa por Leti González, originalmente de Madrid, que ha navegado los siete mares antes de fondear en Vigo y sumarse al equipo de Swing On — y también pasa por algunos lindy hoppers del Morrazo muy entusiastas que descubrieron el swing en esta misma localidad, como Daniel Pérez y Laura Rosales, actual Tesorero y Presidenta de la Asociación Ghastas Pista Swing. Las personas que están detrás de la escena local de swing representan la globalización en su mejor faceta, es decir ¡juntando a gente a la que le apasiona bailar!

Y al mismo tiempo, la escena swing de Galicia es muy local, alimentada por la Estrella Galicia y las tapas, los bailes en la playa o en las callejuelas de la zona vieja, las reuniones para tomar cocido gallego o haciendo un Shim Sham en el muelle o delante de la catedral de Santiago.

Esta fue la celebración del Frankie 100 en las Rías Baixas gallegas con los estudiantes de Swing On School

Este fue el Shim Sham para Frankie en Santiago de Compostela en mayo 

Aunque la pasión por la música swing y el Lindy Hop es ahora global y recorre todo tipo de culturas –desde los EEUU a Reino Unido, Suecia, España, Corea, Sudamérica, Israel, Sudáfrica…también adopta formas muy específicas en cada localidad. Yo he vivido y conocido principalmente tres escenas — Dublin, Barcelona y Galicia. En Galicia la escena swing está creciendo de la mano de buenos bares, música en directo y la modalidad especial de “vermú swing”, que combina un vermú con tapa y baile, normalmente al aire libre. En Barcelona, gracias al buen tiempo, se baila al aire libre todos los fines de semana en plazas y parques (pero aquí sin tapa). La escena ha crecido principalmente gracias a escuelas de swing y profesores muy activos (ahora hay casi 20 escuelas en la región de Barcelona, algunas con cientos de estudiantes) que han ayudado a crear una de las comunidades swing más grandes y competitivas de Europa. En Irlanda la escena ha crecido principalmente como una actividad nocturna en los pubs porque ¿qué otro tipo de local se puede encontrar en Irlanda? pero en general, se trata de una forma de ir al pub sin tomar cerveza (lo cual no suele gustar a los pubs). La escena acaba por ser las casas de todos tus amigos donde te reúnes para bailar y hacer fiestas (Anita Walshe, pensando en tu casa en particular). A veces hay “swing picnics”, que son una versión familiar irlandesa del “vermú swing” donde la gente trae bizcochos y dulces caseros, ah y suele haber algún tipo de tejado, por si acaso.

fiesta killer swing
Fiesta Killer Swing, O Ateneo 30 (foto de Katerin Alvarez)

Estas son las comunidades que yo conozco bien, pero imagino que la comunidad swing en Suecia o Korea tendrá su propia forma particular de swinguear. Lo que quizá sea especial de la comunidad global de Lindy Hop es que estamos muy conectados, asistiendo a menudo a eventos en el extranjero y encontrando otros adictos al Lindy Hop donde menos lo esperábamos. Como dijo Norma Miller en sus memorias “Aunque Harlem lo creó, el Lindy Hop pertenece al mundo”.

La comunidad swing no podría prosperar sin buenos locales que la apoyen facilitando a) un espacio para bailar y b) promocionando a los músicos y eventos de swing locales. En el sur de Galicia el Aturuxo, Carycar club o Taberna O Rincón, y en Santiago O Ateneo 30, Gallaecia in Armis y Dado Dada club han sido aliados esenciales y sitios fantásticos para bailar.

Que continúe el espíritu swing 😉

Nota: este post no es ni mucho menos una guía completa del swing en Galicia — escribo sobre la gente y sitios que conozco personalmente, así que si crees que me he dejado algo importante…puedes avisarme y añadirlo a los comentarios.

De hecho, me gustaría saber tu opinión ¿qué crees que atrae a la gente al swing y al Lindy Hop hoy en día? ¿Qué es particular de tu escena?

Saber más…

Ghastas Pista Swing https://ghastaspistaswing.wordpress.com/

Swing On School  http://www.swingonvigo.com/

Compostela Swing https://www.facebook.com/groups/compostelaswing/

Alo Django https://www.facebook.com/alodjango

Aturuxo Bar http://www.aturuxo.net/

O Ateneo 30 http://www.oateneo30.com/

Vale, y muchos muchos más grandes bandas y bares

Estrella Galicia?? (Realmente creo que deberíamos buscar un patrocinio algún día…)

García, Jorge ‘El Trazo del Jazz en España’ http://www.bne.es/es/Micrositios/Exposiciones/Jazz/resources/img/estudio1.pdf

El Savoy, donde empezó todo

English

Me he preguntado cómo empezar este blog, pero en realidad la respuesta es simple: debo comenzar con el Savoy en Harlem — donde la música y el baile Swing nacieron, prosperaron y se hicieron mundialmente famosos.  Y el rey entre los bailes swing de la época era el Lindy Hop (también conocido como jitterbug).   El Lindy Hop, el swing y todo lo vintage vuelven a estar de moda – y es importante recordar sus raíces.  Subir la escalinata de mármol y espejos del Savoy, y entrar así en el mejor salón de baile del mundo es un buen sitio para empezar…

Una multitud se reúne delante del Savoy Ballroom, un importante foco cultural y local emblemático del barrio de Harlem (Photograph © Bettmann/Corbis. http://www.danceheritage.org/savoy.html
Una multitud se reúne delante del Savoy Ballroom, un importante foco cultural y local emblemático del barrio de Harlem (Photograph © Bettmann/Corbis. http://www.danceheritage.org/savoy.html

El Savoy era más que un salón de baile – era el corazón palpitante de Harlem. Aquí es dónde los mejores músicos y bailarines se juntaron para crear el swing.  Era el mayor y más elegante salón de baile en Harlem.  Para empezar estaba a otra escala en comparación a las otras salas, ocupando una manzana entera desde la calle 140 a la 141, unos 250 por 50 pies (1161m2) — podía dar cabida a miles de personas sobre la pista de baile: más de 5000 personas asistieron a su apertura la noche del 12 de marzo 1926 con la banda de Fletcher Henderson.

Así es cómo Frankie Manning, la gran leyenda del Lindy Hop, describió su primera visita al Savoy cuando tenía unos 19 años:

“Mientras subía los escalones que llevaban al salón de baile podía escuchar la música swing que se colaba por la escalera, y empezó a calar en mi cuerpo…llegué al último escalón, atravesé la doble puerta, y me paré por un momento de espaldas al escenario, asimilándolo todo. Cuando me di la vuelta y miré la sala de frente…bueno, simplemente me quedé parado con la boca abierta. Toda la pista estaba llena de gente y ¡estaban bailando! ¡La banda estaba aporreando! ¡Los tíos ahí subidos estaban aullando! La música era una pasada. Todo el mundo estaba moviéndose y meneándose…Empezamos a decir “Esto es el paraíso del baile”. Hasta parecía que el suelo se estaba animando porque también botaba arriba y abajo.”

Harlem se había convertido en un lugar de moda para la sociedad blanca del centro neoyorquino durante los años 20.  Harlem, un barrio de Nueva York mayoritariamente negro, experimentó un gran influjo de migrantes negros provenientes del Sur en las primeras décadas del siglo XX, cuando miles de personas huían de la terrible opresión del Sur en busca de nuevas oportunidades. Harlem ofrecía una promesa de libertad y orgullo, y se convirtió en un punto de encuentro para la creatividad y la cultura negras – en la música, el arte, la literatura y la política, durante un período conocido como el Renacimiento de Harlem (Harlem Renaissance).  A pesar de que era conocido como el barrio “Negro”, la segregación racial era aparente (como era el caso en diferente grado en todo Estados Unidos en aquella época) y la mayoría de los famosos clubes nocturnos eran exclusivamente para clientela blanca: el Cotton Club, el Apollo (que aún sigue en pie) etc. presentaban actuaciones con artistas negros, pero las personas negras no podían acceder como público por la entrada principal o mezclarse con la clientela blanca.   La segregación y la discriminación eran problemas aún mayores fuera de Nueva York – cuando el grupo de Lindy Hoppers de Whitey o las bandas de músicos iban de gira era a menudo difícil encontrar locales que les sirvieran comida o les ofrecieran alojamiento. Billie Holidy describe incontables incidentes en sus memorias, incluyendo la dificultad para encontrar lavabos que le permitieran utilizar, un pequeño ejemplo de los enormes retos a los que se enfrentaban.

El Savoy era único por ser un local no segregado – clientes negros y blancos podían asistir, sentarse, comer, beber y bailar juntos – “por primera vez en la historia se estaba cuestionando el status quo” comenta Norma Miller.  Frankie Manning ha dicho que no importaba si eras negro o blanco, verde, amarillo o lo que sea, sólo importaba si sabías bailar.   Creo que este espíritu inclusivo se refleja en el Lindy Hop y es un elemento clave de este baile alegre, de su legado y de cómo lo disfrutamos hoy en día.

El Savoy era el salón de baile más elegante de Harlem y superaba a todas las mejores salas de baile de América.  Era deslumbrante, en las palabras de Norma Miller “el salón de baile estaba decorado en dorado y azul con focos de colores. En los laterales se alineaban los reservados para tomar algo de comer o beber. La zona de baile…ocupaba el largo de una manzana, la pista en sí era un piso de madera hecho de muchas capas, como caoba y arce…lo reponían cada tres años, desgastado por el machaque constante [de los bailarines]”.

La música…y el baile

Chick Webb vs Count Basie, with Billie Holiday, Savoy

La música nunca paraba en el Savoy, había dos escenarios para las bandas, y uno de ellos siempre estaba tocando. Norma Miller recuerda escuchar la música desde la escalera de incendios de su edificio, y más tarde empezaría a bailar en la acera delante del Savoy.  Chick Webb era el líder habitual de la banda de la casa, y la suya era la banda favorita de los Lindy Hoppers.  A lo largo de los años siguientes más de 200 bandas de swing tocaron en el Savoy — había batallas de bandas legendarias entre bandas invitadas como la de Cab Calloway, Count Basie o Benny Goodman (que sólo tocó una vez en el Savoy pero visitaba a menudo) y la banda de Chick.  Para las batallas de bandas más famosas la cola daba la vuelta a varias manzanas — y eran los bailarines los que decidían el éxito de una banda.  El Savoy también fue clave en lanzar las carreras de varias cantantes famosas como Ella Fitzgerald, que fue elegida por Chick para cantar para su banda, y que continuó al frente de la banda después de la muerte de Chick en 1939. Chick Webb grabó Stompin’ at the Savoy en 1934. Aqui está Ella Fitzgerald con la orquesta de Chick Webb tocando St Louis Blues en el Savoy en algún momento de 1939.

En aquellos tiempos las bandas tocaban para los bailarines, y si querían quedarse tenían que mantener la pista llena, según Frankie Manning.  Jacqui Malone ha escrito un artículo muy interesante en Jazz Music in Motion:  Dancers and Big Bands donde defiende que hay que recuperar conciencia de la estrecha relación entre el baile y el desarrollo de la música jazz y swing “Noche tras noche, los bailarines y músicos del Savoy se incitaban unos a otros a llegar más alto, más profundo – siempre con una actitud de elegancia.” Duke Ellington comentaba “Empiezas a tocar y los bailarines empiezan a bailar ¡y tienen un ritmo tan fantástico que sólo tienes que agarrarte!”.

De esta estrecha colaboración con Chick Webb y otras swing bands nació el Lindy Hop. El Lindy Hop es un baile gozoso con mucha improvisación y un ritmo sincopado de 8 compases. Para todos los lindy hoppers que me leéis no necesito aportar más explicación. Evolucionó a partir de otros bailes de la época como el Charleston con el breakaway (paso separado), que permite mayor improvisación, e introdujo el swing-out, su paso estrella. Herbert White, el jefe de sala del Savoy, reunió a los bailarines de Lindy Hop con más talento para formar los Whitey’s Lindy Hoppers y otros grupos de baile.  El Lindy Hop se popularizó por toda América y el extranjero gracias en gran parte a Whitey’s Lindy Hoppers –que estuvieron de gira por Europa, Australia y Brasil, además de aparecer en varias películas y de figurar en la Expo de Nueva York de 1939.

Frankie Manning, una leyenda en la comunidad swing del que hablaremos con más detalle en otro post, fue uno de los bailarines de Whitey; fue un innovador y un coreógrafo clave que influyó en el estilo característico del baile, casi horizontal, y al crear con su pareja de baile de entonces los primeros pasos acrobáticos aéreos (conocidos como airsteps). Es también la inspiración que ha conducido el redescubrimiento del Lindy Hop en todo el mundo desde los años 90, y la inspiración tras el espíritu inclusivo de la comunidad swing.  El Lindy Hop no era el único baile que se bailaba en el Savoy, y otros bailes populares incluían el Shag, el Fox Trot, el Peabody, el Black Bottom, la Big Apple, el Shim Sham etc. pero tal vez sea el baile con el impacto más duradero, tal y como es sentido a diario por miles de Lindy Hoppers modernos en todo el mundo.

Aqui hay uno de los pocos clips de baile social en el Savoy.

…y más

El Savoy era más que un salón de baile, también cumplía la función de centro cívico de la comunidad negra en Harlem: aquí había a menudo eventos de gala de la comunidad los miércoles y los viernes, el ´Club de los 400´ y otras asociaciones de Harlem se reunían aquí y Adam Clayton Powell era cliente habitual. Tras los disturbios de 1935 se pensó que el Savoy era demasiado importante como para permanecer cerrado y se crearon las competiciones de baile del Harvest Moon Ball en un intento de remontar la moral dañada de la comunidad negra.   A pesar de ser un barrio mayoritariamente negro, la patria del Nuevo Negro y el Harlem Renaissance, Harlem era en su mayoría propiedad de gente blanca y muchos negocios no contrataban personal negro, contribuyendo a los disturbios que tuvieron lugar durante la Depresión. Es en este contexto que se hace más evidente el valor del Savoy como un local que empleaba y acogía a un personal y una clientela diversa – incluyendo desde los chavales del barrio a estrellas de Hollywood.

El Savoy abrió sus puertas en 1926 y cerró en 1958. Apenas hay ninguna gran banda de jazz que no tenga asociación con el Savoy, incluyendo bandas negras y blancas. Para bailarines de Lindy Hop como Frankie Manning, Norma Miller y muchos más se convirtió en un segundo hogar, “el hogar de los pies felices” (home of happy feet) como era conocido.  Ayudó a crear y popularizar la música más americana por excelencia, el swing, y un baile verdaderamente americano, el Lindy Hop. El Savoy era visita obligada en Harlem — y Harlem era donde tenías que estar en los años 20 y 30. Según Romare Bearden (artista) “Allí era donde mejor se bailaba en el mundo, y donde estaba la mejor música…Querrías estar en Harlem o Paris. Estos eran los dos lugares donde estaban ocurriendo cosas.”

¿y qué sería un post sobre el Savoy sin música? Aquí va una pequeña selección:

El Savoy abrió en 1926 y cerró permanentemente en 1958. Fue demolido para construir una promoción de viviendas. Frankie Manning y Norma Miller inauguraron una placa conmemorativa el 26 de mayo 2002, el día del 88 cumpleaños de Frankie.

Leer más

Hay mucho material sobre el Savoy. Yo recomendaría empezar por las biografías de Frankie Manning y Norma Miller para una visión personal de cómo era el Savoy. Hay algunos materiales documentales disponibles en youtube (por ejemplo El Savoy). Estas son algunas de las fuentes que utilicé, no es ni mucho una lista completa de todo lo que está disponible.

Burns, Ken, Jazz (serie de televisión y DVD, disponible en español e inglés)(PBS, 2000) http://en.wikipedia.org/wiki/Jazz_(TV_series)

Malone, Jaqui, ‘Jazz Music in Motion’, The Jazz Cadence of American Culture, Chapter 18. Ed. Robert G. O’Meally. New York: Columbia University Press, 1998.

Manning, Frankie & Millman, Cynthia, Frankie Manning, Ambassador of Lindy Hop . Philadelphia: Temple University Press, 2007.

Miller, Norma, Swingin’ at the Savoy. Philadelphia: Temple University Press, 1996.

Seisdedos, Iker, Cuando Harlem era una fiesta. El País, 5 Febrero 2015.

Stearns, Marshall & Jean, Jazz Dance: the Story of American Vernacular Dance, New York: Macmillan, 1968.

The Studio Museum in Harlem, Harlem Renaissance: Art of Black America (Times Mirror Books, New York: 1987).

The Savoy Plaque http://www.savoyplaque.org/

The Savoy King (Documental), http://www.savoyking.com/ . Extracto del documental, The Savoy ballroom https://youtu.be/Mqsc0dhoED0

Citas de

Malone, Jaqui, Jazz Music in Motion, The Jazz Cadence of American Culture Chapter 18.

Manning, Frankie Manning, Ambassador of Lindy Hop.

Miller, Swingin’ at the Savoy.